Septiembre 10, 2011
Llevamos una semana en la que todos los medios de información están volcados en la conmemoración del atentado terrorista sobre las Torres Gemelas, realizado ahora hace 10 años por integristas islámicos. Decir que: “Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en los Estados Unidos de América, significaron una de las mayores tragedias de este siglo, y marcaron un antes y un después en la historia contemporánea del mundo.”, es acertado dada la trascendencia que todos le damos, pero me pregunto: con ello ¿no estamos incitándoles a, cuanto menos igualar y mucho mejor superar tamaño desastre ocurrido? En cualquier caso, sí que les hemos dado la satisfacción de saber que su objetivo se cumplió al ciento por ciento. Me revuelve las tripas saber que año tras año le damos a los integristas islámicos una semana de intensa satisfacción –comparable a la que bien conocemos los españoles al conseguir la copa del mundo de fútbol–, mientras el resto del mundo tenemos el corazón en un puño recordando la desolación e impotencia de las victimas.
La fotografía de arriba es mi mejor regalo hacia las victimas del terrible atentado, haciéndole ver a esos salvajes que todo su esfuerzo fue en vano, y que todo sigue igual. Me hubiera gustado que las autoridades estadounidenses decidiesen haber reconstruido los edificios. No haberlos puesto en pie ha significado reconocer su derrota, por mucho que nos quieran distraer magnificando la conmemoración de las victimas, y engrandeciendo a los, ya de por sí grandiosos –valga la redundancia–, neoyorquinos.

Llevamos una semana en la que todos los medios de información están volcados en la conmemoración del atentado terrorista sobre las Torres Gemelas, realizado ahora hace 10 años por integristas islámicos. Decir que: “Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en los Estados Unidos de América, significaron una de las mayores tragedias de este siglo, y marcaron un antes y un después en la historia contemporánea del mundo.”, es acertado dada la trascendencia que todos le damos, pero me pregunto: con ello ¿no estamos incitándoles a, cuanto menos igualar y mucho mejor superar tamaño desastre ocurrido? En cualquier caso, sí que les hemos dado la satisfacción de saber que su objetivo se cumplió al ciento por ciento. Me revuelve las tripas saber que año tras año le damos a los integristas islámicos una semana de intensa satisfacción –comparable a la que bien conocemos los españoles al conseguir la copa del mundo de fútbol–, mientras el resto del mundo tenemos el corazón en un puño recordando la desolación e impotencia de las victimas.

La fotografía de arriba es mi mejor regalo hacia las victimas del terrible atentado, haciéndole ver a esos salvajes que todo su esfuerzo fue en vano, y que todo sigue igual. Me hubiera gustado que las autoridades estadounidenses decidiesen haber reconstruido los edificios. No haberlos puesto en pie ha significado reconocer su derrota, por mucho que nos quieran distraer magnificando la conmemoración de las victimas, y engrandeciendo a los, ya de por sí grandiosos –valga la redundancia–, neoyorquinos.

  1. 2x2son3 ha publicado esto
free counters
Free counters